LAS CRÓNICAS DEL PATIO: Ito, teatro para bebés.

Ito, teatro para bebés. Por Rocío Sánchez

“Este es el cuento de Ito, un gusanito ansioso por conocer el mundo. Un día. Un día de primavera y cielo celeste Ito, el gusanito, subió un frondoso árbol…”

ITO, teatro para bebés es una obra creada especialmente para bebés de 0 a 3 años por su directora Carla Rodríguez y el grupo “Vamos que nos vamos”. Se presenta los sábados a las 17 horas en el Teatro de La Manzana, San Juan 1950.
Llegan al teatro los primeros integrantes del grupo Vamos que nos vamos, que organizarán la escenografía, acomodarán el espacio para que padres y bebés puedan disfrutar del maravilloso mundo de Ito.
Una montaña de bolsos nos espera en el cuarto oscuro donde se depositan los objetos más extraños de distintas escenografías. Esa montaña es llamada “el trono de Ito” porque tiene el beneficio de que al abrirse las puertas del cuarto uno se encuentra con los enormes bolsos y los observa como si fueran un tesoro.
Uno a uno se va sacando de la montaña los bolsos azules y las valijas coloridas y son trasladados hacia la gran sala donde transcurrirá la obra. Se los ubica sobre el escenario y de a poco se van sacando las telas. Primero, se saca la que se pone en el suelo y que servirá de base para sostener el panel que emergerá luego. Esta larga tela negra tiene una particularidad: debe ubicarse bien en el centro de la sala, para eso se cuentan once líneas, de un lado y del otro, del piso de madera. Luego se arma el panel que se forma con unos cuántos caños que se encuentran guardados dentro un gran tubo de plástico. Cada caño debe coincidir exactamente con el otro ya que si no ocurre puede no calzar la tela roja que conforma el panel y eso podría ser un gran problema…sí, si esto ocurre hay que empezar otra vez y mover cada caño de lugar.
Al mismo tiempo que se va armando la estructura se abren las coloridas valijas y de los grandes bolsos oscuros se sacan nubes, muchas nubes de varios tamaños y formas que seguidamente serán perfumados obsesivamente por las integrantes del grupo. Algunas tienen sonajeros dentro, otras unos lienzos que cuelgan y otras que solo sirven de almohadas para los más pequeños. ¡Ah! Me olvidaba de las almohadas. También hay muchas almohadas de color terracota que se guardan exclusivamente en uno de los bolsos oscuros y que en el momento del ingreso a la sala son ofrecidos a los papás y a los bebés.
Una vez armada y ubicada la estructura comienza el momento de la dirección de las luces. Cada una debe estar direccionada hacia un lugar determinado ya que los objetos utilizados durante de la obra deben estar iluminados. A diferencia de otras obras, la iluminación acá tiene la particularidad de que la dirección de luces se hace en dos etapas. La primera es desde el panel hasta el suelo en el que se ubica imaginariamente la plataforma.
Una vez finalizada la primer etapa se pone la plataforma color beige que es pegada con una cinta doble faz. Atraídos por su característica se crea un ambiente de competencia entre los presentes de quién saca más rápido y con mayor facilidad la dichosa cinta. Mientras las chicas acomodan la plataforma comienzan las charlas existenciales de la vida. Desde la cabina nos observa el operador de luces que ríe disimuladamente.
Después de la absurda competencia se ubica una segunda plataforma celeste que es arrollada y escondida bajo la tela roja sobrante del panel. Al mismo tiempo se continúa con la segunda etapa de la dirección de luces y finaliza direccionando las luces ámbar que iluminarán al hermoso árbol tejido donde descansa Ito. Se prueba el sonido que acompaña la obra y entre todos comenzamos al unísono a tararear las canciones como si estuviese todo ensayado. Al mismo tiempo, llegan las actrices que alegremente se suman a la charla mientras acomodan sus objetos en sus respectivos lugares.
Son las 16:30, es hora de abrir la boletería. Se abren las puertas del teatro y muchos papis con sus bebés llegan para disfrutar la tarde junto al gusanito. Al llegar, varios preguntan: “¿Cuánto dura la obra? ¿Los bebés se quedan una hora?”. Esas son las preguntas más frecuentes. Una vez que ingresaron todos a la salita del teatro comienza la función y empieza a sonar la música “ahí viene Ito, mi amigo el gusanito…”.
ITO, TEATRO PARA BEBES dará sus últimas funciones los sábados 15, 22 y 29 de Agosto. Las entradas se pueden adquirir en Ludoteca (shopping del siglo) o en la boletería del teatro media hora antes de la función.