Cronica de la mas segura de tus vidas

Crónica La más segura de tus vidas, por Rocío Sánchez.
Un hombre, una mujer y el encierro absoluto dentro de un baño. Sólo se tienen el uno al otro. El mundo, en el exterior, lejos de ellos, se conserva activo y correcto bajo el mandato de la sociedad.
Son las 11 a.m. Como todos los jueves nos encontramos con María Romano, Paula García Jurado y Miguel Bosco en el Teatro de La Manzana. Abrimos las puertas del cuartito donde se guardan las escenografías, sacamos algunos objetos que luego nos servirán para direccionar las luces, y abrimos las puertas de la sala donde unos rayos de sol invaden el lugar.
La escalera, fiel compañera de metal, le permite a los chicos a colgar la lámpara antigua que se ubica en el medio del espacio escénico. Unos metros más atrás se ponen unas sillas que silmulan ser el inodoro y el bidet utilizados en la obra. En La pared se cuelga un gran espejo de marco blanco y en él se refleja la cara de Paula, la diectora, que calcula la apertura y dirección de la luz. Otras luces son utilizadas como contras y se encargan de iluminar las sillas, al pizarrón y al actor que escribe en él. El resto de las luces son tenues e invaden el espacio donde circulan los actores. Finalizada la dirección de luces nos retiramos del teatro.
Regremos a la sala a las 20:30 cuando finalizan los talleres del teatro de La Manzana. Empezamos a ubicar los objetos en sus lugares. Un vanitory antiguo es ubicado en un costado, a su lado hay un vestido floreado que cuelga de una percha. Casi a la misma altura del vanitory se encuentran el pizarrón antes nombrado y una lámpara de pie. En el centro del espacio escénico se reemplazan las sillas anteriores por el bidet y el inodoro. Cerca de la puerta se encuentra una pequeña escalera de madera donde María y Miguel, los actores, simulan observar a las personas que pasan a través de un ventiluz que limitará el adentro y el afuera. Adentro, el baño donde se encuentran y se sienten protegidos, y el afuera donde está la sociedad, eso que tanto los aterra.
Con todos los objetos ubicados, los actores se van al camarín a cambiarse. Es en ese momento cuando escucho a Paula decir: “Bueno, voy a preparar mi ranchito”. El “ranchito” es la ventanita del entrepiso donde se operan las luces y la música y la directora pone una tela negra para que el público no la vea.
Una vez listo todo, se empieza a probar la música de la obra hecha por Alexis Perepelycia. María y Miguel se acercan a repasar las líneas. Paula desde arriba pregunta: “¿Está bien el volumen ahí?”. Entonces los actores comienzan a hablar encima del sonido.”Sí, ahí esta bien”, le responden. Acostados, moviendo el cuerpo o haciendo acrobacias comienzan a repasar el texto. Miro el reloj. Son las 21:30 y tengo que abrir la boletería.
Comienza a llegar el público. A los lejos empiezo a escuchar gritos, carcajadas y corridas. Parece ser que alguien grita mientras corre y hay dos personas que la persiguen. Me acerco para ver si todo está en orden y veo a la directora en el piso despeinada y sin zapatos. Levanto la mirada y veo a los dos actores con la sonrisa de niños pícaros, cada uno con un zapato en la mano. Vuelvo a la boletería mientras me río y disimuladamente subo el volumen de la música de sala. Minutos después sale Paula simulando estar peinada y muy seriamente me dice: “Ya estamos”. Unos instantes después me acerco al público y digo: “Por Favor, apaguen sus celulares. Vamos a ingresar a la sala”. Acomodo al público. Los actores ya están en escena y mientras cierro suavemente la puerta de la sala, María comienza a decir: “Tengo las manos de mi abuela, que murió aferrada a mi abuelo…”
La más segura de tus vidas es una obra escrita por Francisco Pavanetto y cuenta con la dirección de Paula García Jurado y las actuaciones de María Romano y Miguel Bosco. Se presenta el jueves 17 de septiembre a las 22 hs en el Teatro de La Manzana ubicado en San Juan 1950.